Logo Empresa

Evento

Solera Flamenca

Volver

solera-flamenca-2019.jpeg

  SOLERA FLAMENCA  

El maridaje más Sublime:

Flamenco, vino y gastronomía de Huelva.


  Fechas  

Sábado 16 de Febrero

Sábado 16 de Marzo

Sábado 13 de Abril

Sábado 11 de Mayo


CENA MARIDAJE DE VINOS Y GASTRONOMÍA DE ANDALUCÍA CON ESPECTÁCULO FLAMENCO

¿A qué sabe el flamenco? ¿Qué tienen en común unas alegrías y una copa de fino con un Jamón ibérico? ¿Y un fandango y un oloroso con una carrillada ibérica?

Los apasionados ó los interesados en conocer el mundo fascinante del flamenco tienen la oportunidad de acudir a un evento original y distinto de los muchos que se hacen: Un espectáculo de sensaciones y emociones en el que el público llega a encontrarse con ese duende gracias al vino, al flamenco y la gastronomía, expresiones de sentimientos elaborados en nuestra tierra.

Tenemos diseñada una velada especial inolvidable: flamenco de altura con pasión y música en vivo con guitarrista y cantaor, el matrimonio de los excelentes vinos con la rica gastronomía de Andalucía con sus excelentes productos y un ambiente con luz de velas para llenar una noche de magia, una buena compañía profesional o un cercano grupo de amigos, para disfrutar de una experiencia única.

 

HOMENAJE A LAS TABERNAS Y CANTES DE LA HUELVA ANTIGUA

VINO: MOSTO/VINO NUEVO Y SEMIDULCE

El pescado, azul y de la costa onubense

Pareja de Ahumados: Pan de Pueblo  con salmorejo y LÁMINAS DE ATÚN Y LOMOS SARDINAS.

 

VINO: BLANCO LISTÁN

Selección “Abacería Sierra de Aracena”.

Surtido de Chacinas ibéricas.

 

VINO TRADICIONAL DEL AÑO

Guiso de CARNE IBÉRICA AL OLOROSO.

Cazuelita de ALBÓNDIGAS DE CHOCO a la salsa marinera.

 

VINO GENEROSO DULCE SOLERA…….Con sabor a Doñana

PATÉ ARTESANAL de Perdiz con mini-tostas y MERMELADA DE BERRIES.

Tostá de QUESO TIERNO DOÑANA fundido con reducción PX, Miel y frutos secos.

 

“TABERNAS Y CANTES DE LA HUELVA ANTIGUA”

LAS TABERNAS, ESCENARIOS COSTUMBRISTAS Y SENTIMENTALES DE UNA CIUDAD

Si realizáramos un listado de los más socorridos y típicos escenarios de una ciudad, seguramente estaríamos de acuerdo casi todos en incluir dentro del panorama social de Huelva y en un lugar destacado, la taberna.

En general, la taberna aparece siempre en las obras costumbristas como lugares de importantes encuentros en el que se lleva a cabo una parte fundamental de la trama. Argumental de la vida social de una ciudad, de manera que, ante un vaso de vino, los personajes dirimen gran parte de los asuntos diarios que les rodean. Y es que las tabernas no son lugares de paso, sino de reposo; territorio de todos, son generosas en la acogida, y en ellas se puede elegir entre la soledad reflexiva ante la copa, o la charla con los ocasionales o acostumbrados compañeros de bebida. Por eso las tertulias encontraron un confortable y sugestivo ámbito en los mostradores de las tabernas. 

Las tabernas han favorecido la sociabilidad, y, por tanto, facilitan la comunicación, el intercambio de saludos, ideas, preocupaciones o alegrías, donde el vino servía como catalizador de las relaciones humanas, por lo que las tabernas eran consideradas lugares de encuentro y convivencia netamante enraizados en las costumbres de los habitantes de la ciudad o del pueblo donde estuvieran.

Las tabernas y mesones han sido parte esencial de los escritores de novelas y sainetes costumbristas, donde la figura de la taberna y el tabernero ha dado un importante papel dentro de cada obra.

Hablar de las tabernas de Huelva es adentrarnos en un mundo lleno de cambios en la sociedad a través de los años, de los siglos, caminando hacia un futuro que se llevaba a cabo acorde con la evolución industrial de la sociedad onubense, aumentando en número, según la ciudad y la sociedad se iba desarrollando de manera paulatina, aunque a veces, de manera brusca en números.

Pero hablar de las tabernas de Huelva es también hablar de una parte importante sentimental de la ciudad, ya que estos centros de reuniones, han sido parte indiscutible de la vida de los onubenses. En las tabernas han servido no solo para apagar la sed de la garganta, sino para apagar también, en muchos casos, la realidad de la sociedad en ciertos momentos de la historia de Huelva. Lamentaciones de aquellos que después de duros días de trabajo, encontraban en la taberna, el lugar ideal para olvidarse de los graves problemas cotidianos que rodeaban a cada uno de ellos.

Sin embargo, no se puede olvidar que las tabernas fueron centros de reuniones, donde los hombres discutían sobre aquellos problemas sociales y políticos de la sociedad. Fueron lugares donde las reuniones y tertulias abrazaban la cultura onubense, en la que una parte de los intelectuales onubenses, escogían este tipo de lugar de ocio para expresar sus pensamientos culturales.

La tabernas de Huelva, que en el año 1852 contaba con una población de poco más de 7.500 habitantes, tenía un número de tabernas elevado, cuarenta y seis, y que aproximadamente un siglo después, sobrepasaba de trescientos el número de tabernas y bodegones donde se despachaban vinos de Huelva. Esas tabernas que durante las noches acogían en su interior no solo reuniones sociales de carácter social y cultural, sino que eran frecuentados por los grandes cantaores y guitarristas flamencos onubenses que les tocó vivir y que forjaron, con sus cantes, una gran leyenda en cada rincón de Huelva, donde las paredes fueron testigos del devenir y evolución de estos centros de ocio casi desaparecidos en su totalidad de la capital onubense.

Con el paso del tiempo, la capital onubense ha visto desaparecer estos grandes lugares de ocio, El Zeppelín, la Taberna de Márquez, Casa Joseli, Tasca Matías, Casa Gregorio, La Parada, las Ventas de Cardeñas, El Frenazo y Bonanza, Las Ocho Horas, El Lagar o las tabernas de Las Columnas y el Nuevo Mundo, han sido parte de la historia de Huelva ya perdida, y que dejaron en la mente de aquellos que las conocieron, parte sentimental de sus vidas.

Sería imposible enumerar todas y cada una de estos establecimientos que hubo en Huelva, necesitaríamos cientos, miles de páginas para contar cada historia vivida, cada historia que surgía a diario en el interior de cada taberna. Sería imposible resumir siglos de historia donde los hombres ahogaron sus penas con un vaso de vino, donde las tertulias se hacían cotidianas, donde nacieron cantaores y guitarristas, donde se proyectaron futuros personales en cada uno de los onubenses. Sería imposible contar, en un folio, los siglos de historia a través de las viñas, lagares, bodegas y mesones que han formado parte de la historia de la capital onubense.

Domingo Martín Gómez, autor de Callecedario y Únicas ya publicados y de Bares y Tabernas de Huelva pendiente de publicación. 

PRECIO

35 euros por persona

RESERVA DE PLAZAS

Cumplimenta este formulario y completa tu reserva siguiendo las instrucciones que te enviaremos al correo.

De conformidad con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y su normativa de desarrollo, Nuestra empresa le informa de que los datos personales facilitados por usted mediante correo electrónico o formulario electrónico, serán incorporados a un fichero cuyo responsable y titular es Nuestra empresa. Si lo desea, puede dirigirse a Nuestra empresa mediante la dirección Nuestra empresa con el fin de ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición.

Tendrá lugar el 16-02-2019 a las 21:00:00

Volver

Suscríbase a nuestro boletín
Le mantendremos informado de nuestras últimas novedades ¡¡no lo pase por alto!!.

Este sitio web utiliza cookies para mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando da su consentimiento sobre dicho uso y la aceptación de nuestro aviso legal.